Maurice Denis (1870-1943)

Boceto para el Oratorio, panel central de la decoración El eterno verano

Hacia 1905

En 1904, Maurice Denis recibe el encargo de paneles decorativos destinados al salón de música de Curt von Mutzenbecher, administrador del teatro imperial de Wiesbaden. La estancia está diseñada y acondicionada por el arquitecto belga Henry van de Velde.
El conjunto de esta decoración fue seguramente destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de su implementación, fue presentado en la tercera exposición de las Artes decorativas de Dresde en 1906 y hoy en día, lo conocemos por fotografías antiguas.

Este gran dibujo es un boceto para el panel principal del segundo proyecto, aceptado por el comanditario y el arquitecto. En una primera fase, el pintor había diseñado una decoración muy ambiciosa, sobre el tema de las Cuatro Estaciones. Las exigencias del arquitecto reducen el proyecto a un tema único, En el eterno verano retumbará el nuevo canto, tratado en cuatro paneles verticales y un panel rectangular: El Oratorio.

En una carta a Van de Velde, Maurice Denis explica la importancia que otorga al blanco y al verde, colores que le parecen convenir perfectamente al palisandro negro y al ébano, esencias evocadas por el arquitecto para la carpintería.
Completando el conjunto ya conocido de los cuatro bocetos para los paneles verticales reunidos por el artista en biombo (colección particular), esta obra permite precisar el génesis de la decoración para Mutzenbecher, primera gran decoración clásica de Maurice Denis.

Carboncillo, guache sobre papel vitela contra-pegado sobre lienzo

Alt. 150; Anch. 157,7 cm.

©ADAGP, Paris - photo RMN